Estoy lejos de ser una buena mamá

En estos últimos días Felipe se ha venido portando un poco peor de lo usual. A ver, para comprender lo que estoy a punto de contar, es importante describir un poco la personalidad de Felipe: es bastante llorón pero sonríe con facilidad, le encanta jugar pero conmigo o Jimena ya que odia estar solo aunque yo este cerca, odia la hora de comer pero le encanta comer cosas dulces, la comida salada lo convierte en un energúmeno y peor aún si tiene algún tipo de grumo, no toma siestas largas pero se acuesta temprano ( entre 7:30PM y 8:00PM ) y usualmente duerme toda la noche aunque por alguna razón aún incomprendida le gusta despertarse entre 4:00 y 5:00AM para quedarse nuevamente dormido y despertarse llorando a las 6:00 AM en punto como si tuviese un despertador. Es tan exacto que yo quite la alarma definitivamente pues es imposible creer que alguien vaya a “quedarse dormido” y faltar al trabajo o al kinder. Felipe se encarga de esa área y lo hace bastante bien pues sus gritos largos y graves traspasan paredes, puertas y almohadas en la cabeza. Para hacer esto peor, mi esposo no puede vivir sin el monitor ( aunque solo yo lo escucho, por supuesto) así que tengo que oír esos gritos en “estéreo” generándome una “taquicardia” matutina diaria.

Pues bien, entre los gritos en estéreo, la taquicardia y la falta de sueño de los últimos 20 meses, aunque Felipe solo tiene 11 meses pero no dormí nada bien durante el embarazo, me siento la peor mamá del mundo. Me levanto cansada todos los días, unos días más que otros. Me tomo las dosis necesarias de cafeína para poder hacer frente a la mañana: alistar niños, llevar al kinder, llevar al trabajo a mi esposo ( si es el caso), desayunar, alistarme, terapias, recoger en el kinder ( si me toca a mi), siestas de Felipe y lo que cuesta que se duerma, el momento de la comida de Felipe, atender a Jimena, hacer las actividades de ella, jugar con Felipe: que si los flashcards, que las matemáticas, que juego con las manos, que la música, que si esto, que si el otro.  Al final del día igual siento que no hice suficiente por Felipe porque me siento muy cansada desde la mañana. A todo esto, debo agregar que YO NO TRABAJO FUERA DE LA CASA Y YO NO HAGO OFICIO DOMESTICO porque tengo ayuda. Y aún así termino agotada; ¿cómo hacen las mamás que trabajan y tienen hijos y atienden la casa? Creo que recurren a la televisión…y así tengo que hacer yo también a veces…que pena me da reconocerlo.

Recuerdo cuando despertaba renovada, recuerdo cuando despertaba con tanta energía que mi mente corría a mil por hora, era completamente “multi-tasking”, sentía que cada día había logrado muchas pequeñas metas y me acostaba temprano y satisfecha. Ahora lo que siento cuando llega la noche es agotamiento. Por supuesto, con la debida factura hacia mi esposo quien tambien extraña quien yo fui. Pues ya somos dos.

Creo que el ser madre lo cambia a una radicalmente, pero RADICALMENTE con mayúsculas. Amo a mis hijos y haré todo lo que esté en mi poder porque ellos crezcan sanos tanto física como emocionalmente, pero creo que todo ha sucedido más rápido de lo que he podido asimilar. Me debato entre la que fui y mi realidad actual como madre de tiempo completo.

Creo que algo tiene que ver el hecho de ser una madre no tan joven pues quedé embarazada de Jimena a mis 34 años, por lo tanto fui sola y ejecutiva por más tiempo de lo que he sido madre. Y me parece que ser madre, siendo el  privilegio que es, resulta ser el trabajo más duro que he enfrentado dado el alcance de dar forma a dos personitas llenas de potencial, capacidad y necesidad de guía, amor, apoyo emocional, entre muchas otras cosas. Trabajar en una oficina era más fácil. Si alguien estaba “fallando” se le podía despedir y ya. Si Jimena o Felipe hacen algo indebido, son muchos más los aspectos a considerar: la forma, el fondo, el objetivo, el ya y el futuro de esas personitas. No es nada fácil ni se puede tomar a la ligera, es mucho lo que está en juego, ¿verdad?

Creo que estoy lejos de ser una buena madre porque me frustro muchas veces durante el día: Felipe llora mucho si no estoy con él, creo que en parte puede ser por su condición ( la persona con Síndrome de Down es más social) pero tambien creo se debe por ser varoncito, y siento un deseo fuertísimo de tener tiempo para mí, de poder ir a hacer ejercicios sin preocupación mental, de poder escribir, de poder leer, de poder comer tranquila, de ir al salón a hacerme las uñas sin estar pendiente de la siesta de Felipe (soy del tipo de mamá que acomoda su vida a la siestas). Peor aún, necesito hacer muchas cosas para Felipe y Jimena en cuanto a materiales, palabras, juegos, lecturas y a veces ni el Facebook puedo leer y menos un link en Twitter, así ¿cómo tendré tiempo para organizarme para enseñarle más cosas a estos dos niños? Cuando me doy cuenta estoy enojada y de mal humor, divagando con la idea de salir corriendo e internarme en una isla sola donde solo escuche las olas del mar o soñando despierta el dormir en una cama de hotel llena de almohadas hasta las 10:00AM y levantarme a desayunar en la cama y ver televisión sin estar pensando en los “debería”.

Me siento tan lejos de ser una buena mamá porque éstas no deberían enojarse, ni frustrarse, tienen la casa perfecta, al marido contento, juegan con sus hijos, los acuestan tarde para disfrutarlos más, se les ve arregladas y bonitas, no comen carbohidratos para sentirse felices y no toman picheles de café para tener fuerza. Bueno, aunque la verdad no conozco muchas mamás de ese tipo. ¿Será que somos más parecidas que diferentes pero yo me estoy atreviendo a hablar?

Me siento mala madre porque en lugar de enojarme y sentirme frustrada, debería celebrar que mis dos hijos son tan sanos, tan llenos de vida, que mi casa es un desastre porque hay libertad de crecer y jugar, porque podemos compartir mucho en familia, porque tengo todo el tiempo del mundo para dedicárselos a ellos aunque no tenga tiempo para mi, porque puedo vestir mil veces a Jimena de princesa, porque puedo ponerle mil veces la piscina de bolas a Felipe y aunque sea llorón al menos esta locamente enamorado de mi y por eso no me deja ni respirar.

Muchas veces cuando desespero, veo estas caritas:

 

… y todo toma sentido. Ya no me quiero ir ni a mi “isla” imaginaria ni a mi “hotel 5 estrellas”. No seré la mejor madre pero tengo a la mejor familia que haya podido soñar y no me cambiaría por nadie. Jimena nos deleita con esa personalidad dulce y fuerte a la vez, la cual esta llena de ocurrencias e ideas. Felipe nos sorprende cada día con su capacidad de aprender, de ser un niño tan feliz y tierno a la vez. El es la cereza sobre el pastel. Y mi esposo viene a llenar de diversión el hogar. No puedo pedir más ¿verdad?

18 comentarios en “Estoy lejos de ser una buena mamá

  1. Querida, querida, que maravilla que sigues con tu divertido y valioso blog, a pesar de que tengo serias diferencias de opinion con el titulo del presente. Que niña tan perfeccionista!!!. Oki en el trabajo podias ser perfecta o cuasi perfecta criar niños en casa es mas dificil coincido con vos y se supone que es “caoticamente hermoso” ….me pregunto si sera parte del aprendizaje, no de los niños de nosotras, para llegar al cielo.
    Si me permites tratar de aportar un intercambio no solicitado acepta que sos una extraordinaria madre, que estas haciendo un gran trabajo y este blog es parte de ese gran aporte que significa un sacrificio de tiempo que no tenes, recordar que sin motor no hay marcha y a ese motor por feliz que este hay que darle mantenimiento o no nos pasa el Riteve. Me gustaria ver en tu nueva agenda del dia empezando ESTE lunes, SIESTA de Arlyn, media hora de ejercicios en Curves al menos dos veces por semana, una de yoga o asistir a la iglesia y una hora de masaje mensual Y PUNTO. Los niños se van a la cama media hora antes (tenes 4 dias para irlos entrenando) y Arlyn lee un libro , revistas de viejas, va al salon, llama a amigas o tiene su tiempo para ella es decir se van a hacer un pequeño espacio que no matara ni dañara a ningun pequeñin en los alrededores si mami implementa un promedio maximo total de 1 hora al dia para ella, nada de asuntos infantiles, nada de blog, nada de lecturas de mama, nada de ordenar la casa etc tiempo de mantenimiento para el motor. Me imagino que la muchacha de servicio tiene la minima competencia para pasar una hora diaria a cargo de Felipe. Despues se puede implementar una siesta para Arlyn de fin de semana por medio , pero bueno un paso a la vez jaja. Sugerencia para el proximo blog “de como me decidi en una operacion malabar a separar una horita para mi solita :-) “….espero el post ;-) Besos mi amada perfeccionista y muchos besitos para el resto del clan. Mucha sganas de verlos!!

    Me gusta

  2. ya casi un ano de este blog, de Felipe….pero dejame decirte que es lo que estoy atravensando en estos momentos. Mi bebe tiene 4 meses. Y tengo gemelos de 2 anos y medio (Hembra y Varon) por lo que te puedes imaginar cumplir con la necesidades de 3 ninos totalmente diferentes…En estos dias me he sentido muy identificada con todo lo que describes. Siento que no estoy dando lo sufuciente por Alberto David, llegan las 8 pm y ya no tengo energia para nada, solo quiero cerrar los ojos y dormir.
    Me imagino que poco a poco pasara….

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s