Y tu hijo, ¿quién es?

Había una vez una bella y hermosa mujer quien día tras día sueña con el amor, sueña con ese “príncipe azul” que encontrará sus ojos y locamente se enamorará de ella. Mientras ella sueña y añora ese día especial; su vida se va llenando de responsabilidades, de logros, de retos, de metas por cumplir, de amigas que van y vienen y de unas cuantas que se quedan, de unas cuantas libras de más y, las más suertudas, con unas de menos, pero lo que permanece es el sueño de conocer a esa persona con quien compartir tantas vivencias y en especial, de forjar un pequeño mundo llamado hogar. Y, ojala, con “ un vivieron felices para siempre” como final ideal.

blancanieves

De repente llega ese día en que se cruzan tus ojos con esa persona que te hace mariposas en tu estómago, se conocen y entre citas y visitas inician una relación. No importa si es un tórrido romance o uno digno de alguna princesa de Disney o uno tranquilo y sereno, te das cuenta cual lejana está la realidad de todos los ideales que construiste en tu mente.  Ahora que estás en una relación real las metas y proyectos de pareja y familia empiezan a formarse en torno a las circunstancias, también reales, que viven en ese momento. ¡Y sucede el más maravilloso milagro! ¡Estas embarazada! Embarazo Felipe 053Piensas en ese bebé que se forma en tu vientre. Ese bebé  representa tantas cosas: es el futuro, es “tu mejor versión”, es la razón que da aún más sentido al matrimonio, a tu vida,  es tu enfoque, tu esperanza para un futuro más prometedor, es una nueva oportunidad en tu vida para corregir injusticias que puedes haber vivido o para reafirmar los momentos más bellos de tu infancia, en fin, un hijo representa ese nuevo comienzo tanto de ese pequeño ser como para nosotros como padres. Nuestras expectativas sobre los hijos son enormes: queremos que sean buenos ciudadanos, que den un buen testimonio de Dios, queremos que sean profesionales, que estudien, que alcancen muchas metas, que tome decisiones correctas, que nunca se descarrilen, que sea un buen hijo/a, un buen amigo/a, una buena persona amante de la vida, una persona realizada y feliz, sana, deportista, saludable y de buenos hábitos, que no repitan nuestros errores, en fin, hasta están los padres muy ambiciosos que desean ver a su hijo o hija convertirse en el presidente de su país! Y no están lejos de la verdad: el futuro reside en todos los niños de hoy y de mañana.

Y llega el momento de dar a luz esa bella criatura, perfecta y única como solo tu hijo puede ser. Pero algo sucede. El doctor te da un diagnóstico. Un diagnóstico que derrumba tus sueños. Derrumba tus expectativas. Un diagnóstico que cambia tu vida y todo lo que creíste que ésta sería. Tu hijo perfecto nació con alguna condición o sufrió alguna situación al nacer la cual lo afectará de por vida. Sea cual sea la situación: “tu hijo será un discapacitado”, te dicen. Sin embargo,

Hola mi amor! Al fin te veo.

22 de agosto 2011: nació Felipe

nuevamente, la vida real no es lo que otros te digan que es el ideal, no es el “príncipe azul”, no es el carruaje y los castillos. ¿Sabes qué? La vida es mucho mejor que todos esos ideales. El secreto de la vida es vivirla tal y como se presenta, reinventándonos en cada momento, porque absolutamente nada es ideal y no existe una persona que te pueda demostrar haber vivido una vida ideal y perfecta. Simplemente no existe. La misma creación Divina es completa diversidad: hay polos fríos a morir como hay desiertos que ahogan, hay playas cálidas como hay montañas frondosas, hay volcanes furiosos  como hay remansos tranquilos. Dios nos hizo con la capacidad de reinventarnos para poder disfrutar toda Su Maravillosa creación. Por tanto, ahora que tienes a tu hijo o hija en brazos, ¿qué quieres de él/ ella? ¿Quién es él: un discapacitado o tu hijo? ¿Cómo lo verás? Verdaderamente, ¿este hijo está “discapacitado” para poder representar todo lo que un bebé representa o para cumplir muchísimas de las expectativas que tenías sobre él antes de su nacimiento? No, no está discapacitado para representar todo lo que significa ser un niño. Su condición especial no lo limita para llevar entre sus manos un granito de arena para un mejor futuro en este mundo. No lo limita para apoyarnos a forjar un mejor mañana, una mejor sociedad. De hecho, gracias a todas las personas nacidas con alguna “diferencia” este mundo ha evolucionado aún más. Ese es un gran aporte. Tal vez mi esposo no sea ese  “príncipe azul” que tanto pude anhelar, pero es mucho mejor que eso. Tal vez Felipe no resulto ser el hijo “ideal” o “perfecto” que creí querer tener, pero definitivamente es muchísimo mejor a todo lo deseado alguna vez.  Tal vez si me hubiesen dicho que un hijo con síndrome de Down sería tan maravilloso, yo misma hubiese pedido ese tercer cromosoma 21 en ese óvulo…pero Dios en Su gran misericordia y amor me tenía guardada esta bella sorpresa!! Así que tengo un único, capaz y extraordinario hijo, no un “discapacitado”. Y para ti, ¿ quién es tu hijo?

Felipe con 2.7 años

Felipe con 2.7 años

Reflexión publicada en la revista Ser y Crecer Estados Unidos por Arlyn Alfaro autora de la sección “Nuestra historia”. Madre de Felipe y Jimena, reflexión editada para publicar en éste blog ” El Felipe de mamá”.

http://www.serycrecerusa.com

2 pensamientos en “Y tu hijo, ¿quién es?

  1. Hola el 7 de Agosto nació nuestra segunda hija. tiene tan solo 28 días de vida. Tenemos otro niño que cumple 4 años en octubre. En todas las ecografias y controles de mi embarazo estaba todo bien. Al nacer el pediatra que lo recibió nos dijo que nuestra hija tenia los rasgos de SD. Viajamos a otra ciudad cercana para hacer otra consulta. Allí le realizaron diferentes estudios. La atendieron muchos profesionales ( pediatra, cardiologo, genetista, fisiatra). Para mitad de octubre están los resultados del genético. Yo soy Maestra Especial en Sordos, en Estimulacion Temprana y en Nivel Inicial. Nunca me imagine que le podía tocar a mi hija. No dejo de llorar, por momentos tengo mucha bronca porque no puedo dejar de pensar en su futuro, educación, amistades, pareja, su propia familia. La amo con todo mi corazón. Pero aun no puedo disfrutarla como mi hija la que tanto deseaba y espere. Pienso en mi otro hijo como darle esta noticia. Estamos viviendo días de mucha angustia. Mi marido dice que el tiene la esperanza que el genetico de negativo. Yo sinceramente ya no tengo ni fé ni esperanza en nada

    Me gusta

  2. Hola, vivo en el sur de Brasil. Tengo un hijo de dos años y un bebe de 3 meses. Ayer lo llevé para su control y la medica me dijo que cree que pueda tener SD, la verdad quedé destrozada,… mi marido no cree, pero luego de muchos sentimientos y pensamientos encontré tu blog, leí la historia de ustedes y este texto. La verdad me ha ayudado mucho a estar más tranquila. Mil gracias.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s