Y, ¿si te sucediera a ti…?

¿Cuántas veces leemos una noticia, vemos la tragedia que ha ocurrido en otro país, el dolor en otras personas y pensamos “pobre gente por lo que están pasando”, cerramos el periódico o la página en Internet y volvemos a nuestras actividades cotidianas? Lo hemos hecho muchísimas veces. La principal razón: no nos está ocurriendo a nosotros. Lo anterior debe originarse en algún mecanismo psicológico o mental con el que venimos equipados pues de otra forma, nos desenfocaríamos de nuestra realidad y propia supervivencia.  Sinceramente, desconozco la causa de ese comportamiento pero se da constantemente.

Por eso, el día que llegó a mí un artículo sobre el síndrome de Down que hablaba sobre los argumentos que usan algunas madres (solas o apoyadas por sus compañeros sentimentales) para abortar a un bebé cuando es diagnosticado con ésta condición, me impactó. El impacto no fue solamente el artículo en sí sino que probablemente, si no tuviese a mi hijo Felipe diagnosticado con síndrome de Down al nacer, me hubiese parecido un poco racional los comentarios ahí expuestos por familias que decidieron llevar a cabo un “aborto terapéutico” por esa misma razón. Y eso fue lo que más me alarmó, saber que podría haber considerado “racional” algunos de esos argumentos. Probablemente hubiese pensado: “uy si, difícil decisión, una vida es una vida pero traer esos niños a sufrir y con el costo de la vida y esos padres con tan poca voluntad…” y hubiese cerrado la página e ido a trabajar pues no era algo que me pudiera pasar a mí. Por otra parte, siempre tuve muy claro que nunca abortaría bajo ninguna circunstancia, pero le daba el beneficio de la duda a quienes tomarán esa decisión por ser un “aborto terapéutico” como es considerado cuando el bebé trae alguna anomalía no compatible con la vida. Sin embargo, ahora que “me pasó a mi” estoy completamente en otra posición. Aún no veo lo “terapéutico” en un aborto de un bebé con síndrome de Down. Terapéutico, ¿para quién?

Una madre escribió lo siguiente: “Decidimos terminar el embarazo luego de un diagnóstico positivo de síndrome de Down. Estoy tan contenta de haberlo hecho. Nuestra calidad de vida hubiese sido terrible. De hecho, tuvimos la oportunidad de retirarnos en 9 años, a los 54 años de edad. Si hubiésemos tenido ese niño tan necesitado, esos sueños se hubiesen ido por un tubo de drenaje al igual que nuestros viajes a España, México e Israel”[1]…Que forma más pobre y vacía de pensar el de esa “madre”, pero ese comentario fue real.

Por lo tanto, si estuvieses en ésta situación donde has recibido una confirmación sobre el diagnóstico de síndrome de Down en tu bebé o acabas de dar a luz uno con el cromosoma extra, ¿Qué harás? ¿En qué basarás tu decisión de afrontar ésta nueva realidad?

Quienes tenemos la dicha de tener en nuestra vida a una persona con síndrome de Down, y en mi caso en particular, de haberlo dado a luz y de estar criándolo, ¡sentimos una gran responsabilidad por hacerle saber a los demás que el síndrome de Down está bien! Por alguna razón es la única trisomía cromosómica compatible con la vida y no es originada por “culpa” de la madre o ninguna “anomalía” de uno de sus progenitores, ni por prácticas o vicios que pudiesen afectar el óvulo o la mitosis celular en el momento de la concepción y presenta una incidencia constante de 1 por cada 800 a 1000 nacimientos vivos. Siempre ha existido y debe haber una razón Superior que la cause.

DSC02088

DSC03355 (2)

Las personas con síndrome de Down, siendo atendidas de forma oportuna por profesionales, y con el amor y apoyo de su familia, logran desarrollarse a niveles muy similares a los de una persona sin la condición (habrá variaciones como en cualquier grupo humano de edad, género, y en este caso, de trisomia 21). El principal reto de una persona con síndrome de Down es su desarrollo cognitivo, lo que erróneamente se le conoce como “retraso mental”.  Yo en ningún momento he podido presenciar en mi hijo Felipe un “retraso mental”, lo que sí puedo afirmar es que toma un poco más de tiempo saber si efectivamente comprende lo que se le enseña e indica, pero he trabajado con los “ojos cerrados” en su estimulación. IMGP1380Tengo fe en que él es capaz. Y esa fe me ha sido respondida.  Cada día mi Felipe nos sorprende con su inteligencia y capacidad de aprendizaje. Probablemente no sea un genio como los prefiere nuestra sociedad actual, pero definitivamente no es un niño necesitado ni una carga.  Su presencia, por lo contrario, nos ha liberado.

En una era humana donde todo es descartable, impera el dinero por encima de las personas y el egoísmo “sano” lleva a las personas a tomar decisiones por pura conveniencia, el darse la oportunidad de romper ese patrón y abrazar la vida de un hijo con síndrome de Down trae consigo liberación espiritual, sentido de propósito, una alegría en el alma difícil de explicar, un orgullo y satisfacción que no caben en nuestro estrecho pecho y al ver esa bella sonrisa y esos preciosos ojos achinados, sabes que todo esfuerzo vale y valdrá infinitamente la pena.

DSC03222 (2)

[1] LifeSiteNews.com Self Convenience: why people abort children with DS

Reflexión publicada en la revista Ser y Crecer Estados Unidos por Arlyn Alfaro autora de la sección “Nuestra historia”. Madre de Felipe y Jimena, reflexión editada para publicar en éste blog ” El Felipe de mamá”.

http://www.serycrecerusa.com

2 pensamientos en “Y, ¿si te sucediera a ti…?

  1. Tienes toda la razón, realmente al tener un hijo con síndrome de down, una debe dejar atrás una gran cantidad de estereotipos que nos atan, entonces esto es una gran liberación, yo por ejemplo me siento plena al encontrar que he sacado a flote lo mejor de mi. Hace unos días mi esposo me estaba diciendo: “yo no sabía que tu ibas a ser tan buena mamá”, ese fue el mejor cumplido que me han dicho en toda mi vida.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s