Anhelos…

Un día de éstos leí esta frase: “Si tus anhelos son legítimos, si no dañan a nadie los sueños que te impulsan, insiste mil veces y otras mil si fuera necesario, alguna vez la victoria será tuya.” Indistintamente de la inclinación espiritual o religiosa o si no se tiene ninguna, los humanos tenemos una necesidad interna de anhelar lo mejor hacia nosotros y hacia quienes amamos. Esa comunicación interna e íntima con nuestro espíritu nos hace traducir dichos anhelos y necesidades en metas, en propósitos, en guía y dirección para nuestros actos. En mi familia somos personas creyentes en Dios. Por eso, cada noche al acostarlos hacemos una oración con cada uno de ellos. No puedo reunir a ambos a orar debido a la diferencia de hora para dormir. Así que la rutina del hermano menor, Felipe, es un poco distinta a lIMG_5010a de su hermana mayor, Jimena. Por esa razón, usualmente soy yo quien acuesta a Felipe y oro con él, o mejor dicho, oro pidiendo por él. Es precisamente en ese momento cuando realizo la cantidad de anhelos que brotan de mi alma como torrentes de agua buscando encauzarse y encontrar la paz. Como madre de una hija regular, Jimena de 5 años, había tenido las preocupaciones, y ocupaciones, típicas de una madre embriagada de amor así como  abrumada por la falta de experiencia. Sin embargo, al nacer Felipe con su diagnóstico de síndrome de Down, el nivel de preocupación,  y ocupación, crecen en mí de una forma a veces poco manejable sin ayuda “extra”.  Así, mientras pasan los minutos y escucho a Felipe dormir profundamente, al mismo tiempo me escucho hablar en voz baja con Dios y, a veces, hasta conmigo misma repitiendo estas palabras que se han vuelto un mantra para mí:

“Señor, gracias por éste niño tan bello y perfecto que me diste. Gracias porque con Tu santa bendición y gracia cada día Felipe es testimonio de que Tu nunca te equivocas y todo lo haces perfecto, a Tu medida y con un propósito que sobrepasa nuestra mente. Gracias por que lo has puesto en mis manos. Te pido me hagas digna de tenerlo en esta familia. Te pido que me hagas merecedora de su crianza y desarrollo. Te pido me hagas cada día mejor para él, para ser una buena madre, para tenerle paciencia, para entender sus necesidades. Te pido sabiduría para encontrar los recursos que necesito aprender y entender para educarlo y criarlo de la mejor forma posible según Tu Santa Voluntad. Te pido que me lo protejas de cualquier daño físico y espiritual. Te pido lo lleves por un camino correcto y sano. Dame sabiduría Padre, dame sabiduría IMG_5078para acompañarlo correctamente por ese camino. Si me pusiste este reto es porque confías en mí pero yo sola no puedo.  Ayúdame a ayudarlo a convertirse en ese hombre que Tú diseñaste en secreto en mi vientre. Yo aún no lo conozco, yo aún no sé quien irá a ser. Sin embargo, lo que veo hasta el momento me llena de vida y fuerzas para seguir luchando. Permíteme ser eficiente y efectiva en esa lucha por él. Ayúdame a enseñarle a quererse a sí mismo, a enseñarle que él vale por lo que es aunque no sea lo que otros esperan. Ayúdame a que su espíritu sea fuerte para que las palabras mal intencionadas o cargadas de ignorancia y discriminación no le afecten cuando ya tenga la capacidad de entender su mundo y su realidad. Pon la gente apropiada a su alrededor, gente que vea más allá de sus rasgos físicos y de su dificultad para hablar, gente que también crea en esa capacidad infinita dentro de él, personas que no crean en mitos y no hagan prejuicios, personas que entiendan que todos somos diferentes pero a la vez tenemos las mismas necesidades, derechos y valores. Ayúdalo a que haga amigos. Dale el gusto de poder compartir la amistad, el juego y compañía de otros niños sin ser rechazado. Ayúdame a tener palabras de apoyo y encomio cuando él desfallezca por alguna razón y sobre todo la entereza para decirlas con aplomo y seguridad pero con la debida delicadeza para entrar en su alma. Ayúdame a formarlo para que no nos necesite en un futuro y nuestra ausencia no signifique el fin de su vida. Pero si necesitara apoyo, por favor, cuídalo espiritualmente y protégelo físicamente. Bendice a cada persona que ha cruzado la vida de Felipe hasta ahora y han dejado una huella y una marca imborrable en su ser. Bendice y protege a cada persona que con una palabra, una mirada y un abrazo han levantado el espíritu de mi hijo y el de nosotros también. Pero lo que más te pido es que Felipe Te conozca y confíe en Ti porque eso garantizará que siempre tendrá a donde recurrir cuando necesite fuerzas, cuando quiera agradecer, cuando quiera bendecir. Gracias de nuevo por la bendición de ser la mamá de Felipe y Jimena. No te voy a fallar. No te quiero fallar. Amén”

IMG_5077

Mis peticiones y anhelos encuentran eco en los de toda madre. Lo que sucede es que damos muchas cosas por sentado hasta que un hijo con necesidades especiales te hace ver que cada momento, espacio y circunstancia es única y especial. Esa es la magia de un hijo “especial”: te hace tomar mayor conciencia. El ser madre y padre de un hijo es un acto de valentía el cual dejamos de percibir de esa forma a raíz de la cotidianidad que ha alcanzado. Ser valiente implica asumir retos. Retos que solo tu hijo tendrá por ser único y especial, sin importar su condición al nacer o al llegar a tu familia. No dejes que se forme sólo, no dejes que la “vida” lo forme. Asume el reto de formarlo tú misma. Fue puesto en tus manos por una razón y hay que hacer valer esa razón. Criar y educar a un niño es el mejor proyecto humano que podemos aportar en esta vida: ese niño puede cambiar al mundo y está en tus manos guiarlo por el camino del bien.

DSC03025

Reflexión publicada en la revista Ser y Crecer Estados Unidos en la sección “Nuestra historia” por Arlyn Alfaro, autora, mamá de Jimena y Felipe y editora de “El Felipe de mamá”. Reflexión editada para publicarse en éste blog.

http://www.serycrecerusa.com

Un pensamiento en “Anhelos…

  1. Que oración mas hermosa amen, cuando dejamos intervenir a Dios en nuestro hogar en nuestra familia en nuestros hijos todo es bendecido, tengo un hijo con sindrome de daow y es lo mas hermoso que tengo, también oro mucho y desde que nació hemos estado conectados con Dios. Amen. Me gustaría saber cuales han sido sus terapias con felipe? como ha sido el trabajo? y cuanto tiene ya felipe?

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s