Terapia física y desarrollo motor de los 2 a 3 años

Por fin llegó el día: ¡Felipe camino a los 2 años exactos! Recuerdo que estaba a punto de cumplir 2 años y 1 mes cuando dio sus primeros pasos solito. Eso fue a principios de setiembre del 2013. Los dos meses siguientes fueron para ir aumentando poco a poco la distancia en que caminaba sin ayuda.

En ese momento aún seguíamos con terapia física así que al lograr este hito, su terapia fue modificada para ayudarle a desarrollar otras habilidades tales como: caminar con la base cerrada, subir escaleras, caminar en superficies irregulares, patear una bola, subir y bajar planos inclinados, andar en triciclo.

El objetivo de esos ejercicios es el enfocarse en desarrollar las siguientes habilidades a partir de ésta edad hacia adelante:

1. Incrementar la fortaleza del tronco, piernas y músculos de los pies;

2. Mejorar el balance al ponerse de pie y caminar;

3. Reducir la base de sustentación al estar de pie y caminar;

4. Mejorar la postura del pie;

5. Mejorar una serie de habilidades que le ayudarán en su etapa de socialización como niño, tales como caminar en distintos tipos de ambientes, correr, brincar, jugar pelota con otros niños.

6. Incrementar la velocidad y resistencia al caminar y correr; todo esto para beneficiar el juego activo.

Dentro de las actividades que se realizaban en esa edad están las siguientes:

1. Caminar en superficies irregulares: grama, pisos con colchonetas, ponerle almohadones en el piso y que tengan que caminar sobre ellos ( con ayuda), caminar sobre la cama, etc.

2. Patear pelotas.

3. Caminar y trepar por superficies inclinadas: esto se consigue en áreas de juegos para niños como toboganes, áreas para trepar, en las aceras residenciales, etc; es cuestión de buscar siempre la oportunidad para que el niño experimente superficies distintas.

4. Caminar por curvas. En el vídeo que podrán ver una idea que hicimos con sillas pequeñas. Se puede usar la misma idea y hacerlo en casa y practicarlo aunque sea una vez a la semana.

5. Bajar y subir escalones. Esto es muy importante, no solo por seguridad del niño sino como ejercicio: el niño debe aprender a bajar y subir escalones solito. Inicialmente será con ayuda, pero debe motivarse al niño a aprender a sujetarse él mismo y que se relacione con los escalones para evitar accidentes. Felipe aprendió a subir y bajar escalones por sí mismo y en forma erguida hasta los 3 años y medio aproximadamente, pero siempre trate de que él lo hiciera solo.

6. Caminar rápido casi corriendo. Haciendo carreritas llevándolo de la mano, motivarlo a caminar más rápido persiguiéndolo a uno mientras se juega, etc; buscar la forma que el niño se vea motivado a aumentar su velocidad al caminar. Poco a poco para que el niño vaya tomando seguridad pero evitar estar sujetándolo por temor a que se pueda caer. Eso les infunde aún más inseguridad.

7. Caminar sobre una barra para promover el balance. En el vídeo podrán ver una barra que hicimos con un bloque de madera y dos bases sencillas. O bien, se puede comprar una como la que muestro en la foto. Felipe ha empezado a caminar solo sobre la barra hasta ahora que cumplió los 3 años y 7 meses.

8. Brincar. Esto se logra jugando sobre un colchón, sobre la cama, sobre un sillón o un trampolín. Se le toma de las manos y se le incentiva brincar. También se le puede tomar por la cadera y uno ayudarlo a brincar. Algo que nosotros hemos hecho mucho con Felipe es usar un inflable que teníamos para ellos, ahí se les hace mucho más fácil brincar.

9. Andar en triciclo. Le enseñamos a andar en triciclo. Para mantener los pies en los pedales hicimos algo un poco fuera de lo normal: amarramos con cinta adhesiva unos zapatos de un tamaño más grande que los de él y le insertábamos sus propios zapatitos de modo que él sintiera el movimiento de los pedales en sus piernas.

En el desarrollo de un niño, el componente motora gruesa es básico para cuando inicien las etapas donde se requiere mayor control en la motora fina. ADSC01124 pesar de que el desarrollo motor de un niño con síndrome de Down no va al mismo ritmo en comparación con un niño regular,  eso es una gran oportunidad. Recuerden, todos estos retos no son para entristecernos sino para encontrar en ellos la forma de beneficiar a nuestros niños. Yo no recuerdo ver a mi hija Jimena arrastrarse, ni nunca lo promoví, cuando me di cuenta ya estaba gateando y luego caminando. Todo demasiado rápido. Y en esta sociedad moderna se tiene en alta estima todo lo que sea rápido, indoloro y que genere mucho placer. Y la verdad es que la vida son procesos con un tiempo debido para cada cosa, muchas veces doloroso y sin generar placer inmediato. Nada es rápido. Todo toma su tiempo y Dios trabaja aunque no nos demos cuenta de eso. Por eso, hay mucho que podemos hacer para ir mejorando la capacidad física de nuestros hijos con síndrome de Down. La parte motora gruesa es un ordenador neurológico natural. Cooperan y colaboran entre sí muchísimas áreas del cerebro y del cuerpo. Es algo maravilloso y tenemos la bendición de verlo suceder lentamente ante nuestros ojos.

Yo el mayor consejo que le puedo dar a una mamá y papá con un hijo (a) con síndrome de Down es: déjelo jugar, déjelo moverse libremente, no lo sobre protejas, pero cuídalo mucho siempre pensando en la personita que es y la que va a llegar a ser.

Espero este vídeo sea de utilidad para muchos.

Los primeros 4 años en promedio ( puede ser más o puede ser menos dependiendo del niño) son muy intensos en la parte física pero también debemos cuidar el desarrollo intelectual a través de la estimulación ordenada y de la socialización en la medida de lo posible. Yo me apoye mucho en Gymboree aquí en República Dominicana. Ellos me ofrecían un plan de estimulación que Felipe amaba así como la posibilidad de usar sus instalaciones para la terapia física y el juego. Adicionalmente, Felipe estaba en el kinder, llevaba terapia de lenguaje, música y natación. Una agenda bien ocupada para una personita tan chiquita! Ha valido la pena tanto esfuerzo y sacrificio. Eso se los puedo asegurar. Actualmente, con 4 años de vida, gracias a Dios bendito, los requerimientos son muchísimo menores pues él ha interiorizado muy bien todo lo que se hizo desde que nació. Así que no bajen la guardia, no dejen de esforzarse, amen con muchísima fuerza porque cada minuto invertido en tu hijo o hija nos será devuelto con creces empezando porque “hay más satisfacción en dar que recibir” dice la biblia, pero recibirás muchísimo de vuelta también.

Felipe con 2.6 años

Felipe con 2.6 años

Un pensamiento en “Terapia física y desarrollo motor de los 2 a 3 años

  1. Pero que emocionante es ese momento es algo maravilloso para toda la familia.
    Troy está en ese momento el mes pasado empezó a dar sus primeros pasos y la felicidad tan grande que sentí en ese momento es el mismo que cuando nacieron mis 3 tesoros.
    Troy cumplió 23 meses la semana pasada.
    Viva Felipe y todos mis niños luchadores!!! Os adoro y gracias Mama por siempre compartir tus experiencias y tus sentimientos.
    Sol y Troy

    Le gusta a 1 persona

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s