Una carta a una amiga

Cuando alguna persona cercana a ti recibe la noticia sobre un diagnóstico médico en la vida de su hijo como el que recibí cuando nació mi hijo menor Felipe con síndrome de Down, muchas veces no sabes cómo solidarizarte con sus sentimientos sin caer en lástima. Quieres poder apoyar genuinamente.

En este mes de la Amistad y el Amor, quiero compartir una carta que hice a una amiga por la forma como me apoyo, aunque verdaderamente, son muchas las amigas quienes de una u otra forma me dieron y dan un respiro de maneras poco imaginables.

“Hola amiga. ¿Me preguntas si me siento distinta? Sí, me siento tan distinta. Veo todo tan distinto. Recuerdo mucho tus consejos, recuerdo como me decías precisamente sobre lo distinta que me sentiría conforme lo viera desarrollarse, lo mucho que enfatizaste en la estimulación. Creo que hay muchas palabras limitantes que se utilizan para una persona con síndrome de Down y yo creí cada una de ellas.

En todo este tiempo me ha costado muchísimo comprender lo que significa este nuevo rumbo que tomó nuestras vidas y sé que tratas de comprender tú misma lo que significaría en tu vida si a ti te pasara. Sé que tienes muchas preguntas y no me las haces por temor a herir mis sentimientos. Pero, ¿sabes qué? Quiero que hagas preguntas, quiero que compartas conmigo tus temores de modo tal que yo encuentre un espacio solidario donde resguardar los míos también.

IMG_4651

Sé que muchas veces me buscas para salir contigo y acompañarte a hacer diligencias, compras o solo tomarnos un café y no sabes lo mucho que siento decir tantas veces “no, gracias”. Te pido comprendas que necesito tiempo para leer, tiempo para entender, tiempo para compartir con mi hijo e ir forjando poco a poco en él todas esas habilidades que sé él tiene por surgir. El tiempo llegará cuando pueda hacer más cosas contigo, amiga. Pero, aunque te parezca extraño, no dejes de hacerlo. Sigue invitándome, sigue tratando de sacarme un poco de este mundo en el que estoy sumergida. Trata de hacerme sentir como una chica más, no como una madre “especial”. Por cierto, he pensado mucho en esa palabra. Ya entiendo la palabra “especial”. Ya entiendo que lo único especial en mí es ese amor enorme que ha surgido para hacer frente a lo que creo será el mayor y más importante desafío de mi vida: sacar adelante a un niño con limitaciones reales. Limitaciones que no quiero se conviertan en limitantes en su vida. Por eso, amiga, mantenme sana, mantenme una chica más pues necesito estar bien para ayudar a otros.

IMG_7133

Te doy gracias por aquellas veces que ante un no, tu moviste cielo y tierra para poder hacerme parte de alguna actividad sin que la atención a mi hijo se viera afectada. Te doy gracias por las muchas veces que cuidaste y acurrucaste a mi hijo sin temor. Te doy gracias por las muchas veces que dejas a mi hijo jugar con los tuyos sin hacer diferencia. Te doy gracias por decirme que yo puedo. Gracias porque siempre me preguntabas si había alguna nueva situación de la cual quisiera hablar. Gracias por que muchas veces no preguntaste nada, solo estuviste conmigo. Te doy gracias porque a pesar de mi cambiante estado de ánimo, siempre me has dado un espacio respetando ese momento. Cuando he llorado, has llorado conmigo sin decir palabra. Ese gesto es más significativo que mil palabras elocuentes. Gracias por que vives pendiente de lo que encuentras sobre niños con síndrome de Down, no sabes IMG00675-20120321-1711lo que te agradezco que siempre pienses en nosotros. Puedo ver hasta orgullo en tus palabras y en tus ojos al referirte sobre historias que lees sobre personas con la misma condición genética que mi hijo. Me haces pensar que sientes orgullo por formar parte de la vida de mi hijo en ese aspecto. Me haces creer que compartes la emoción de ver una sociedad cambiante donde la diversidad es tomada con mayor normalidad. Siento que has llegado a amar a mi hijo.
Yo sé y estoy consciente sobre la condición de mi pequeño y sé que nunca va a ser igual a un niño regular pero, ¿te confieso algo? Me encanta tener a este niño. El me ha dado más de lo que yo nunca podré darle. Ha sido esa luz reveladora que permite ver más allá de lo físico. Me ha llevado a ver solo el corazón.

Así que amiga, brindo con una copa de vino por ti, por tus palabras, por tus sinceros deseos y por estar ahí para darle normalidad a mi vida. Yo ya no soy la misma, sí, soy distinta. Te pido aceptes a ésta nueva amiga forjada en el dolor por el amor a un hijo. Sí, ya no soy la misma, pero tú sigue siendo tu porque te necesito a mi lado tal como eres.”

IMG_0817

Reflexión publicada en la revista Ser y Crecer Estados Unidos (www.serycrecerusa.com) en la sección “Nuestra historia” por Arlyn Alfaro, autora, mamá de Jimena y Felipe y editora de “El Felipe de mamá”. Reflexión editada para publicarse en éste blog.

4 pensamientos en “Una carta a una amiga

  1. Primera vez que leo este blog y la verdad que me ha impactado tanto tus palabras que han puesto mi corazón a latir mucho más fuerte , pues tengo una hija con necesidades especiales no especificamente sindrome de down , tiene un sindrome de lennox gateau , ella tiene 13 años y aun me pregunto por qué? Ella no habla es un poco imperativa y no hay día del mundo que no me sienta triste al verla ya una señorita y su mente de una bebé . Al leer su carta del luto a la victoria me ha hecho ver las cosas diferente pido a Dios me siga dando la fortaleza necesaria para seguir adelante con mi hija andra michelle . Tengo la dicha de tener un esposo sumamente entregado con su hija ella lo adora . Bendiciónes

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s